¿Tengo Un Limón?

Si su vehículo enfrenta un problema repetido que hace que el vehículo sea faltoso o inseguro para manejar, es posible que tenga un limón en sus manos.

Un vehículo se considera un “limón” cuando muestra defectos que afectan el uso, seguridad, y valor. Por suerte, las leyes federales del federal y estados ofrecen remedios para los dueños de los vehículos defectuosos. El estado de California ofrece una de las leyes limón más fuertes ley limón en la nación.

La Ley Limón Del Estado y Federal

La ley limón del federal, conocida como la Ley de Garantía Magnuson-Moss, requiere que los fabricantes de vehículos reemplacen su vehículo defectuoso. Sin embargo, la Ley Limón de California ofrece protecciones mucho más amplias. Conocida como la Ley de Garantía del Consumidor de Song-Beverly, esta ley requiere que el fabricante reemplace o compre su vehículo patras si los defectos no ha desaparecido después un número “razonable” de intentos.

LA LEY LIMÓN DE CALIFORNIA

LOS REMIDOS INCLUYEN:

El reembolso de los costos de su vehículo

El reemplazo de su vehículo

Una compensación sustancial

No hay un número establecido que cuente como “razonable” bajo la Ley Limón de California. Esto se juzga caso por caso. Sin embargo, la Ley Limón de California requiere que su vehículo se haya comprado o arrendado en una fabricante o un concesionario en California y que sea principalmente para uso personal.

La ley otorga excepciones a los miembros activos de las fuerzas armadas. Los vehículos comerciales sólo están protegidos si: A) el vehículo es iguana igual a o menos menor de 10,000 libras y B) el negocio no tiene más de cinco vehículos

Los limones de diferentes fabricantes a menudo tienen defectos similares. Defectos sobrepuestos, o fuera de las conformidades a las garantías. Algunos síntomas comunes en los limones son el motor, la transmisión, los componentes eléctricos, la dirección, los frenos, la suspensión, el HVAC y los sistemas de seguridad. Los ejemplos incluyen fugas de aceite, pérdida de poder, frenos rotos o bloqueo del los volantes.

Si su vehículo tiene uno de estos problemas, usted puede tener un reclamo. Es mejor consultar un abogado sobre la elegibilidad de su caso de ley limón.

¿Cómo funcionan las recompras?

Una recompra se calcula determinando la cantidad total pagada o por pagar del automóvil y restando la compensación de millaje de la cantidad total. Esto puede incluir impuestos, registro, anticipos, pagos mensuales y cargos financieros.

El fabricante de automóviles puede intentar reducir la cantidad que le debe, disputando la deducción del kilometraje. Por ejemplo, esto se hace cuando explican que su primera reparación no está relacionada con el defecto principal.

Los abogados en Centro De Acción Legal pueden ayudarle a rechazar esta táctica y obtener la recompra que se merece.

Cómo Calcular Su
Compensación De Millas

Tome la cantidad total que pagó por el vehículo - incluyendo los impuestos, registro, y otros gastos.

Multiplíquelo por el número de “millas buenas” antes de que su vehículo mostrara defectos o antes de su primera reparación relacionada.

Divida el aumento por 120,000 millas o la vida útil de un vehículo enumerado bajo la Ley Limón de California.

Reste su millaje calculado del aumento total pagado o por pagar para obtener el monto de la recompra de su limón.