Centro de Acción Legal Trae una Nueva Demanda de Fraude contra Volkswagen tras el escándalo “Dirty Diesel”

por Jonathan Morales

15 Ene, 2020

Los consumidores de Volkswagen están demandando a Volkswagen por su nuevo plan, que intenta de recuperar ganancias pérdidas por el resultado del escándalo de fraude “dirty diesel”. Los demandes buscan daños punitivos por la tergivascion de intencional de Volkswagen y el inculpimiento de sus obligaciones bajo La Ley de Song-Beverly.

En Mayo de 2014, un estudio reveló por la primera vez un discrepancia entre las emisiones reales de óxido nitrosos de los motores de Volkswagen y las emisiones reportadas. La Junta de Recursos del Aire de California (CARB)  y La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) después abrieron investigaciones, alarmados por la diferencia desde las reales emisiones de motores y las emisiones reportadas durante las prebas de cumplimento. 

Meses después de la investigación, agencias descubrieron que Volkswagen desarrollo y instalo intencionalmente un “defeat device en sus vehículos, comenzando con los modelos de 2009 equipados con motores de diesel de 2.0 litros. El “defeat device” alteró el rendimiento del motor para reducir las emisiones cuando detectó condiciones que coinciden con las parámetros de prueba de emisiones de la EPA. Sin embargo, en el mundo real, las emisiones se dispararon más de los límites legales. 

Dos años después, las autoridades del estado y federal iniciaron un proceso de penal contra Volkswagen (incluidos El Grupo de Volkswagen América Inc. y su empresa matriz Alemana, Volkswagen AG). En el proceso, los investigadores encontraron el mismo “defeat device” se había instalado en los vehículos de Volkswagen con motor de diesel de 3.0 litros vendidos en los Estados Unidos. Volkswagen ocultó deliberadamente información sobre el “defeat device” y sobre la a verdaderas emisiones de sus vehículos. 

Para resolver los cargos penales y reglamentos, Volkswagen celebró decretos de conocimiento que implican, entre otras cosas, la reprogramación del software de emisiones a través de retiros del mercado y la compra (o la cancelación de arrendamientos) de muchos vehículos de conformes. Junto con el software de emisiones modificado, se le solicitó a Volkswagen que proporciona una divulgación explícita por escrito de los impactos de la modificación, incluyendo una comparación detallada de los nuevos niveles de emisiones con las emisiones originalmente certificadas y una divulgación de cualquier impacto en la economía o el mantenimiento del combustible.

Volkswagen podría haber absorbido los costos de tener que recomprar cientos de los miles de estos “dirty diesel” vehicles desechando los vehículos que compro o incluyendo una revelacion especifica a los compradores potenciales de que los vehículos fueron recompras del litigio “dirty diesel”. Volkswagen podría haberlo atribuido a una “lección aprendida”,  una consecuencia de su fraude, y aceptar una ganancia más baja en esos “dirty diesel” reempacados. Según la demanda, Volkswagen implementó un nuevo esquema fraudulento para maximizar sus ganancias en autos revendidos y para compensar sus pérdidas. 

El nuevo esquema de Volkswagen supuestamente implicó una decisión de revender sus vehículos recomprados como vehículos usados ​​”usados ​​usados ​​certificados” a consumidores desprevenidos. Volkswagen no reveló que los vehículos eran recompras del litigio “diesel sucio”. Volkswagen tampoco reveló que los sistemas de emisiones de los vehículos no habían sido corregidos o sufrieron correcciones que afectaron significativamente y materialmente el rendimiento de los automóviles. No se debe permitir que Volkswagen se beneficie más de sus malas acciones en detrimento de los consumidores de California.

El nuevo esquema de Volkswagen supuestamente implicó una decisión de volver a vender sus vehículos recomprados como vehículos “usados certificados” a los consumidores desprevenidos. Volkswagen tampoco reveló que los sistemas de emisiones de los vehículos no habían sido corregidos o sufrieron correcciones que afectaron al rendimiento de los vehículos significativamente y materialmente. No se debe permitir que Volkswagen se beneficie más de sus malas acciones en detrimento de los consumidores de California. 

Los casos están pendientes en los condados de Riverside y Los ángeles, representados por Steve Mikhov de Centro de Acción Legal.