Índice de Autos Limón: Historia y estadísticas sobre autos defectuosos en California

por Aryn Plax

29 Jul, 2022

Menos del 1% de los vehículos recién registrados en California terminaron en una demanda de limón en los últimos años, según un nuevo informe publicado por grupos de defensa del consumidor.

El Índice del Auto Limón, publicado en mayo de 2022, fue compilado y publicado por Frontier Group, CALPIRG Education Fund y Consumer for Auto Reliability and Safety (CARS, por su siglas en Inglés). La presidenta de CARS, Rosemary Shahan, jugó un papel decisivo en una enmienda importante que reforzó la Ley Limón de California para que se convirtiera en una de las leyes limón estatales más sólidas del país.

El Índice del Auto Limón encontró que solo 34,397 casos de la ley limón se presentaron en los tribunales estatales de California desde 2018 hasta 2021. Estos vehículos a menudo experimentaron más de un defecto de seguridad en los frenos, la dirección, el motor, la transmisión y los sistemas eléctricos de los vehículos.

En ese lapso, se registraron más de 7 millones de vehículos nuevos en California, y más de 6 millones de vehículos en California fueron sujetos a retiros federales por problemas graves de seguridad.

El informe también encontró que los retiros de vehículos aumentaron en un 82% entre 2010 y 2019. Especula que el aumento de los retiros se debe en parte a la creciente tendencia de varios fabricantes de automóviles a obtener sus piezas del mismo proveedor. Como resultado, una pieza defectuosa de un proveedor causará serios problemas de seguridad en los vehículos de diferentes fabricantes de automóviles. El ejemplo más famoso de tal caso fueron los infladores de bolsas de aire Takata, cuyos defectos mortales provocaron uno de los retiros de automóviles más grandes en la historia de los EE. UU.

Los precios promedio de los automóviles han aumentado desde 2016, y la escasez relacionada con la pandemia hizo que los precios se dispararan. El precio promedio de un vehículo nuevo aumentó de $34,450 en 2016 a $36,820 en 2019. Sin embargo, la escasez de chips y el aumento de los precios por parte de los concesionarios de automóviles conducen a un aumento de los precios promedio de $38,960 en 2020 y $42,380 en 2021.

El aumento de los precios de los vehículos más nuevos deja a los propietarios de automóviles con menos efectivo para desembolsar en reparaciones de vehículos fuera de garantía. Como resultado, las responsabilidades de los fabricantes de automóviles, tal como lo establece la Ley Limón de California, se vuelven aún más importantes.