California Celebra el 40.º Aniversario de las Protecciones de la Ley Limón

por Aryn Plax

28 Jul, 2022

Los fabricantes de automóviles solían afirmar que sus concesionarios podían necesitar 30 intentos para reparar los problemas graves de un solo vehículo. La Tanner Consumer Protection Act, una enmienda vital a la Ley Limón de California, se dejó de tonterías y brindó el alivio que tanto necesitaban los consumidores.

La Ley Limón de California es una de las leyes limón estatales más estrictas del país y sirve como modelo para leyes similares promulgadas en otros estados. El trabajo preliminar inicial se estableció cuando el gobernador Ronald Reagan firmó la Song-Beverly Consumer Warranty Act en 1970.

Esta ley requería que los fabricantes de automóviles cumplieran con sus garantías, proporcionaran reparaciones adecuadas o repuestos, y reembolsaran o reemplazaran el vehículo si no se reparaba dentro de un número “razonable” de intentos de reparación.

Sin embargo, esta iteración temprana de la ley de garantía rara vez se utilizó en los tribunales, según un informe de mayo de 2022 publicado por destacados grupos de derechos del consumidor. El problema: no había una regla establecida sobre lo que se consideraba “razonable”. Con pocas pautas, un representante de Ford en una audiencia legislativa pudo testificar que “hay ocasiones en las que se pueden requerir 30 visitas para resolver el problema”.

El 7 de julio de 1982, hace cuarenta años, el entonces gobernador Jerry Brown firmó la muy necesaria La Tanner Consumer Protection Act, que creó la presunción legal de que “razonable” podría referirse a lo siguiente:

  • Dos o más reparaciones si el defecto del vehículo podría causar la muerte o lesiones graves
  • Cuatro o más reparaciones si el defecto del vehículo afecta su valor, uso o seguridad
  • El vehículo permanece en el taller de reparación por el defecto durante un total acumulado de más de 30 días desde que se entregó al concesionario.
    • Cualquiera de estos tres se cumplió dentro del plazo presuntivo.

La Tanner Act surgió gracias en parte a Rosemary Shahan, presidenta de Consumers for Auto Reliability and Safety (CARS, por su siglas y nombre en Inglés). Sus esfuerzos comenzaron en 1979 cuando un concesionario en San Diego no reparó el auto de Shahan durante tres meses y amenazó con instalar piezas defectuosas si se quejaba. Después de la amenaza, manifestó en contra de la concesionaria durante cinco meses. Instó a los propietarios de automóviles defectuosos a escribir a sus miembros de la asamblea, lo que provocó una audiencia legislativa en San Diego. Como resultado de la audiencia, la asambleísta Sally Tanner redactó lo que se convertiría en la Tanner Act.

La Ley Limón de California se modificó aún más, lo que permite que el período presuntivo pase de 12 meses o 12,000 millas a 18 meses o 18,000 millas, lo que ocurra primero. Otros cambios a la ley han ampliado las protecciones a los propietarios de pequeñas empresas y miembros de las Fuerzas Armadas. Otra enmienda a la ley impidió que los fabricantes de automóviles obligaran a los propietarios de limones a firmar acuerdos de confidencialidad (funcionalmente órdenes de silencio).

“California tiene la receta más dulce del país para los autos limón”, dijo Shahan en un comunicado de prensa. “La ley limón de California es conocida por ser una de las más estrictas del país y continúa siendo un modelo para el resto de la nación. Seguimos luchando arduamente para que siga siendo así”.